dieta-para-bajar-la-presion.png

La hipertensión arterial es el incremento de la presión arterial de forma crónica. Tener una presiona alta conlleva un riesgo cardiovascular. La presión no es algo que se pueda predecir, ya que en cualquier momento se puede elevar.

Las razones por la cuales se eleva la presión arterial son varias, como por ejemplo por el consumo de alcohol, tabaco, sobrepeso y falta de ejercicio.

El control de la sal, esencial para una dieta para bajar la presión

Cualquier dieta para bajar la presión tiene un elemento en común: el consumo de alimentos bajos en sodio. Esto no quiere decir que ya no puedas consumir sal. La sal es buena para el organismo pero en pequeñas dosis.

Cuando vas a comprar tus alimentos es muy importante leer las etiquetas antes de adquirirlos. Solo hay que elegir aquellos productos que en la etiqueta digan bajo en sodio.

No solo cuida la cantidad de sodio en los alimentos. También algunos medicamentos tienen un alto grado de sodio. Las patillas efervescentes son las que más tienen sal, por lo que hay que evitar su consumo si padeces de hipertensión.

Consejos para la alimentación del hipertenso

Las investigaciones científicas demuestran que una buena dieta para bajar la presión arterial debe incluir, además de la reducción del consumo de sal, el incremento del consumo de potasio.

El potasio puede encontrarse en los plátanos, las almendras, los tomates, las ciruelas, etc. Las fibras, frutas y verduras son parte fundamental de una buena dieta para bajar la presión.

La actividad física también es un complemento necesario para la dieta. Una caminata de unos 30 minutos al día será suficiente para mantenerte sano y con la presión baja.